martes, 23 de octubre de 2007

No lo intentes

No intentes discutir la validez de Bukowski como poeta, alguien te contestará con argumentos irrefutables. No intentes ganar el Loewe, alguien te dirá que eres un vendido y que es fácil ser un vendido. No intentes escribir poemas y colgarlos en tu blog, alguien te dirá que eres un egocéntrico. Además, seguramente, te dirá que eres malo.
No intentes ser un maldito, te dirán que vas de maldito. No intentes buscar nuevos caminos poéticos, te dirán que eres un moderno. Además, seguramente, dirán que tampoco eres tan moderno y que todo eso ya se hizo.
No intentes follar demasiado, te convertirán en un promiscuo. No intentes no follar, te dirán que eres un psicópata degenerado onanista. No intentes ser amigo de más de un poeta a la vez, te dirán que eres un trepa, no intentes pasar de todos y cada uno, te dirán que eres un borde.
No intentes preguntar por autores que desconoces, te dirán que eres un ignorante. No intentes recomendar a alguien que te parece interesante porque te dirán que eres un pedante. Además, seguramente, dirán que tampoco es tan interesante.
No intentes escribir en ningún periódico, te dirán que eres de la misma tendencia política del periódico. No intentes no escribir nunca en ninguno, alguien dirá que eres demasiado estupendo como para mojarte con una columna.
No intentes compartir el atisbo de complaciente rubor que te produce estar enganchado a ese reality, te dirán que todo eso es basura para idiotas. No intentes criticar el mismo programa, te dirán que eres un puto intelectual que no sabe divertirse.
No intentes escribir contra viento y marea. Por lo que más quieras, no lo intentes.

6 comentarios:

olaf dijo...

Mejor así. Todos quietecitos...

David Moreno dijo...

Hay que intentar sin intención. Con la naturalidad de caminar junto a tu sombra. y los demás como bien entiendo en tus palabras que hablen

David Moreno dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
srcurri dijo...

Cuando era más jovencito yo siempre le preguntaba a la gente que conocía: ¿Qué opinas de Dios? y según lo que contestara, me hacía una ida de qué tipo de persona era, aunque normalmente me equivocara.

Ya más mayor, suelo preguntar ¿Qué piensas de Bukowski? Y bueno, creo que ahora acierto más con la gente.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Poeta: roza lo amargo con la herida, sé valiente, salvaje de corazón, trágico si la vida así lo exige, masculino en el peor de los sentidos, oscuro si es que llega el día en que no cae la noche; busca el vacío allí donde recuerdes, reta al espíritu sin miedo, reza si eres humilde o grita de la ausencia su llamada. No persuadas: no existe la belleza. Si eres poeta, mírate en el ojo de las doscientes pulsaciones por minuto y déjate de tanta gilipollez.
Es sólo un consejo.

P2 dijo...

Bonito blog, Sr. Curri.

La gente opina cosas variadas sobre Dios y sobre Bukowski, juntos o por separado, normalmente lo que les han contado de pequeñitos, como que los dos han muerto y eran muy machistas.

Yo, antes, pues igualito que usted, me hacía una idea de la clase de persona con la que estaba hablando según el tipo de preguntas que les daba por hacerme y, claro, casi siempre me equivocaba.

Dios, Bukowski... bah, lo único que tenían en común es que eran poetas sociales.

Y que la gente opina y opina sobre ellos:

"El aliento de Hank"